Blog

Transformación digital en el sector agrícola: la tecnología dron

Transformación digital en el sector agrícola: la tecnología dron

La agricultura, al contrario de lo que a muchos pueda parecer, es un sector que siempre ha estado íntimamente ligado a los últimos avances tecnológicos. Muestra de ello es la constante aparición y desarrollo de nuevas técnicas e instrumental para la mejora de todos los aspectos relacionados con cultivos, como pueden ser los drones.

El surgimiento de drones ha supuesto un gran paso para el avance de muchos sectores, puesto que su aplicación es amplia. A lo largo de las siguientes líneas vamos a analizar las principales aplicaciones que tiene la tecnología dron en el campo de la agricultura, suponiendo una importante aportación a la transformación digital del sector.

Monitorización de cultivos

El uso de drones es de gran utilidad para hacer un barrido de los campos de cultivos que permita detectar ciertas características de los mismos.

Esto se consigue gracias a la colocación de sensores para la determinación de las cantidades de luz absorbida y reflejada mediante sus longitudes de onda. Estos sensores pueden hacer uso de filtros que mejores la resolución de las imágenes obtenidas.

Por ejemplo, se pueden identificar aquellas plantas deficientes en nitrógeno, que crecerán más lentamente y, por tanto, necesitarán un aporte de este nutriente. Con ello se puede definir un programa de fertilización preciso en función de las necesidades nutricionales de cada zona del campo de cultivo.

Otra aplicación interesante es la de identificar aquellas plantas que sufran alguna enfermedad o necesiten riego, ya que su grado de reflexión de la luz es diferente a la de las especies sanas. También se pueden detectar la maleza resistente a herbicidas que se encuentra en los campos de cultivo.

Actualmente, existe una interesante línea de investigación sobre algoritmos que mediante el estudio de la textura y forma de una planta, permitan distinguir algodón del pasto.

Con el aterrizaje de estas aplicaciones se han empezado a sustituir aviones y satélites para tareas como la creación de mapas de Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI), con los que, gracias a las medidas de reflexión espectral, de puede observar la cantidad, calidad y desarrollo de la vegetación.

El monitoreo de los campos mediante drones ha supuesto ciertos avances frente a algunos inconvenientes que planteaba el empleo de imágenes tomadas por satélite. En este caso las imágenes se tomaban únicamente una vez al día y su definición era menor, dependiendo en importante grado de las condiciones meteorológicas. A todo esto habría que añadir el elevado coste económico que requería.

Actualmente, gracias a los drones se pueden crear animaciones para observar el desarrollo de los cultivos, favoreciendo así su control.

Análisis del campo de cultivo

Otra aplicación de gran interés de los drones en agricultura es la del estudio del terreno en el que se va a cultivar.

Su papel puede ser muy práctico durante el inicio del ciclo de cultivo. Tienen la capacidad de crear imágenes en tres dimensiones mediante las cuales se pueden establecer con antelación los patrones de siembra.

Los productores de cultivos frutales pueden disponer de datos referidos al espacio entre árboles y la cobertura de los mismos que les permiten una óptima distribución de sus plantaciones.

Esta información también puede transmitirse a la maquinaria de forma que, gracias al software que contienen, se eviten accidentes relacionados con la presencia de cables del tendido eléctrico, zonas inundadas u otros obstáculos presentes en el campo.

Seguimiento de enfermedades y plagas

La identificación y localización de plagas se antoja esencial para la eficiencia de los cultivos. Con la tecnología dron se han conseguido grandes avances en este sentido.

Una clara muestra de ello es que se están usando drones para observar plagas durante su vuelo durante kilómetros. Con ello se consigue predecir con suficiente antelación para la toma de las medidas de prevención oportunas.

Como hemos comentado anteriormente, gracias a los drones y sensores ópticos incorporados, se pueden identificar las plantas que se encuentran sufriendo los efectos de una plaga o enfermedad, permitiendo así actuar de una forma precisa sobre ellas.

Además, estos mapas sobre la salud de un cultivo sirve a los agricultores para la documentación de sus pérdidas por enfermedad, lo cual es de gran utilidad a la hora de la reclamación a las compañías de seguros.

Gestión del riego

La heterogeneidad del terreno hace que la distribución del agua en los cultivos no sea uniforme, lo que da lugar a deficiencias hídricas en algunas regiones de los campos. Gracias a las imágenes espectrales o térmicas que captan los drones es mucho más sencillo localizar estas zonas con déficit de agua.

Adicionalmente, se pueden localizar fallos en el sistema de riego, como fugas de agua en los aparatos o en los canales.

Otro aspecto interesante es la observación de cuencas de agua y de los flujos de agua a lo largo de los campos, determinando si esta llega adecuadamente a las plantaciones o algunas partes donde pueda haber problemas de erosión.

Siembra

El empleo de drones para la siembra aporta sustanciosas ventajas para los agricultores. Con esta técnica se han llegado a conseguir tasas de efectividad bastante altas y se reducen los costes del proceso en una cantidad más que apreciable.

Aquí los drones no solamente lanzan las semillas al terreno de cultivo, sino que estas suelen ir acompañadas de los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo.

Como detalle, cabe destacar que gracias a los drones y su aplicación como instrumento para la siembra, también se han conseguido reforestar grandes superficies de bosques afectadas por incendios, talas abusivas o catástrofes naturales.

Aplicación de productos

Los drones han supuesto un enorme avance en el campo de aplicación de Plant Protection Products en grandes extensiones de terreno. Gracias a ellos se ha ganado en exactitud a la hora de rociar el suelo de manera homogénea con la cantidad adecuada de producto.

Con ello se consiguen ventajas como el ahorro de producto, se reduce la cantidad que estos que llega a los acuíferos subterráneos, se realiza en mucho menos tiempo que con los sistemas tradicionales, se puede aplicar en zonas muy localizadas en las que se encuentre cierta plaga o plantas enfermas y es más sencilla su distribución en zonas de difícil acceso por su topografía o por la presencia de obstáculos.

Polinización

La reducción que sufre actualmente la población mundial de abejas es uno de los problemas más serios a los que se enfrenta el medio ambiente, ya que su papel es esencial a la hora de polinizar los campos.

El despuntar de los drones puede señalarse como un punto de inflexión en este sentido. Se han llegado a fabricar drones que distribuyen polen. Estos son de muy reducido tamaño y peso, de forma que hagan el mínimo daño posible a las plantas.

Algunas compañías responsables de la fabricación de estos aparatos han presentado resultados según los cuales la tasa de polinización ha subido desde un 25% a un 65%.

Actualmente se sigue trabajando en este recurso que puede llegar a salvar cosechas, el siguiente paso será que estos drones puedan volar de manera autónoma, es decir, sin la necesidad de un operador que los guíe, de forma que facilite el trabajo del agricultor.

dron agrícola

Como se puede deducir, las ventajas del uso de drones en agricultura son tan amplias que se prevé que su uso cada vez se extienda más. El volumen de ventas de drones a nivel mundial ha pasado de los 8.5 billones de dólares de 2016 hasta una previsión 12 billones de dólares en 2021, lo que supone una tasa anual compuesta de crecimiento (CAGR) de un 8%.

Aún así quedan barreras por superar, como las trabas legales para su utilización por motivos de seguridad, privacidad o medioambientales, la mentalidad de algunos agricultores o la inversión que supone.

Pese a estos obstáculos, si miramos a un horizonte no demasiado lejano, podemos ver cómo se está trabajando para que los drones trabajen de forma coordinada, creando una flota que consiga una mayor eficiencia en su trabajo.

La digitalización de los procedimientos de trabajo agrícolas sigue avanzando de manera irremediable, abriendo las puertas a un panorama fascinante, la tecnología dron es sólo un paso más en este camino en el que estamos inmersos, con ganas de seguir viendo qué nos depara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Agricultura y Ensayo